Cor d'Horta i Mercat

Cor d'Horta i Mercat

NO ME LO ESPERABA .-

NO ME LO ESPERABA .-

2 de febrero de 2012 - L'Hortenc

Desde que escribo artículos en este diario, y buscando en el lugar más profundo de mi alma, algunas veces muy crítico, lo reconozco, y otras más moderado y discreto, no había encontrado hasta ahora un rincón que me diera tanta insatisfacción política como la que vivo actualmente.
De forma inesperada he encontrado un punto que me hace volver a las vivencias familiares y propias de muchos años atrás, sintiendo sensaciones que pensaba que nunca más soportaría, a pesar de que no las tenía olvidadas. Según qué cosas vividas, no se pueden olvidar nunca.
Siempre he tenido bien lejos del pensamiento transformar el artículo de este diario en un debate político en favor de unos u otros, considerando que no era el lugar oportuno de hacerlo, aunque yo tenga desde siempre muy claras mis ideas y a favor de quién voy.
Aún así no puedo dejar de romper con la norma que yo mismo me tenía impuesta y expresar ahora y aquí de manera contundente que no hay derecho en la forma que Cataluña y los catalanes somos tratados desde los gobiernos de Madrid, sean del color que sean.
No hay que precisar mucho, sabemos todo el mundo, desde siempre, el resultado negativo de la balanza fiscal en referencia a Cataluña, los agravios comparativos que sufrimos en infraestructuras y servicios en relación a otras Comunidades de España. Todo junto no se puede comparar con las imposiciones que estamos recibiendo actualmente, en financiaciones incompletas, en recortes de derechos estatutarios y constitucionales que tenemos reconocidos y que no se nos aplican en Cataluña porque no lo quieren los mandatarios de turno.
Que no se escuden ahora en la crisis económica que se está sufriendo globalmente, porque es una mentira y son excusas de mal pagador. Ningún gobierno español no ha tenido nunca la voluntad política de reconocer que en Cataluña somos diferentes, no como personas sólo faltaría, pero si como pueblo, por historia, lengua y sentimiento patriótico.
Tanto es así que quizás sería la hora de volver a hacer sentir las voces en la calle para reclamar nuestros derechos que no nos han sido otorgados todavía ahora y a los que tendríamos que tener acceso. No sería ningún acto revolucionario ni mucho menos, pero si la única manera de que el pueblo sea escuchado, puesto que nuestras instituciones llamadas democráticas, cada día que pasa, van regalando o pierden por el camino nuestra legal representación concedida a través de las urnas.
Nos encontramos en un momento muy crítico de nuestra existencia como país, que de verdad NO ME LO ESPERABA, y no me gustaría que nos quedáramos de brazos cruzados. No sería bueno para nadie.
Conviene una reflexión y os invito a hacerla, no sea que lleguemos demasiado tarde y ya no sea posible obtener un buen remedio.

Nuestros socios

Aviram, Ous i Caça  Moliné
L'Hortet Seleccions
Stefano
Al Teu Aire Horta
Txetxu Taberna
Horta Esportiva
Cafè Terrassa La Bacardina
Cargando...
x
X