Cor d'Horta i Mercat

Cor d'Horta i Mercat

La fibromialgia y la fatiga crónica

La fibromialgia y la fatiga crónica

8 de abril de 2015 - La veu del Soci

La fibromialgia y la fatiga crónica: dos enfermedades psicosomáticas en proceso de curación

En la actualidad, la fibromialgia y la fatiga crónica son dos enfermedades frecuentemente diagnosticadas por los médicos de reumatologia y es habitual escuchar a personas que la sufren entre nuestros círculos de amistades y familiares.

Aunque hoy en día están siendo investigadas sus causas biológicas, su mejora mediante la terapia psicoanalítica da fuerza al origen psicológico de las dos enfermedades.

Afectan especialmente a las mujeres y de edades comprendidas entre los 40 y los 65 años. Según datos de la Sociedad Española de Reumatologia, la fibromialgia se produce en seis de cada cien mujeres.

¿Pero en realidad, en qué consisten estas enfermedades que se han puesto tanto de moda?

La fibromialgia consiste en una sensación de dolor, escozor u hormigueo que se producen en los puntos de unión de las articulaciones del cuerpo, tendones y ligamentos. Tienen que estar afectados once de los dieciocho puntos articulars del cuerpo humano para que el reumatólogo haga este diagnóstico.

Esta enfermedad tiene dos características importantes que vale la pena resaltar:

1. La afectación es de carácter móvil, de forma que el dolor se puede manifestar en una zona y en otro momento en otra zona sin que haya una conexión aparente.

2. La enfermedad acostumbra a presentarse con síntomas psicológicos como depresión y/o ansiedad.

La fatiga crónica por su parte, consiste en una fatiga y un agotamiento constante sin causas justificadas. Estas personas se encuentran imposibilitadas para trabajar o realizar cualquier actividad que requiera concentración no sólo por el cansancio sino también por otros síntomas como la presencia de cefaleas, trastornos de la visión, pérdida de memoria o confusión mental.

Esta enfermedad también tiene dos características importantes:

1. Las sensaciones de fatiga varían dependiendo del momento y del día.

2. También lleva asociados síntomas como la depresión y /o la ansiedad.

Las dos enfermedades son tratadas con medicación antidepresiva, ansiolítica o de tipo relajante muscular y a veces, se aconseja ir al psicólogo para tratar los sentimientos asociados.

Cómo veis, los aspectos psicológicos son muy importantes en estas enfermedades y las dos presentan, afectaciones que no son constantes en el tiempo y que varían dependiendo de factores desconocidos, es básicamente por estos motivos que se las consideran enfermedades psicosomáticas.

¿Pero que quiere decir esta palabra?

Este término define las enfermedades que sin tener una base orgánica, es decir, estas personas afectadas no tienen ninguna anomalía en sus órganos, sufren un dolor intenso que no está justificado por ningún problema biológico
.
Las últimas investigaciones hablan de una posible causa como es la hipersensibilidad al dolor pero esta hipótesis es muy débil científicamente.

En cambio, la hipótesis emocional de la enfermedad tiene mucha fuerza aunque a la ciencia médica les cuesta aceptar esta explicación que no considera científica dentro de sus parámetros.

Casi todas las personas que sufren esta enfermedad presentan una historia de sufrimiento personal o producido por motivos familiares o de sus relaciones en general. Después de un trabajo terapéutico la persona afectada siempre encuentra un “trauma”, una vivencia traumática que sucedió en la infancia o en la adolescencia y que no ha digerido ni mucho menos superado. Este trauma se ha reactivado en el momento actual por algún motivo.
Suele ser después de un gran disgusto, del diagnóstico de una enfermedad grave, una época de estres o problemas importantes en el trabajo.

A partir de este momento, se reedita un dolor que tuvo la persona hace muchos años y que la condicionó muchísimo. Sucede que aunque nuestra memoria haya hecho lo posible para olvidarse de aquel acontecimiento y realmente en nuestra vida cotidiana puede pasar que no nos acordemos de ello, nuestro cuerpo no ha olvidado aquella cicatriz que no está cerrada y que habrá que cerrar.
Cuando en la realidad sucede algún acontecimiento suficientemente importante para la persona a nivel subjetivo, abre este dolor oculto.

Para llegar a este punto, hará falta que con la ayuda de un psicoanalista, la persona investigue en su propia historia este trauma y pueda desahogar sus sentimientos y dolores, produciéndose de este modo un alivio y una curación, puesto que ya no hará falta que el dolor haga daño al dejar de ser negado como pasó aquella primera vez.

Articulo sobre la fibromialgia en nuestra web

Puedes ampliar información sobre la fatiga crónica en nuestra web

En nuestra consulta te daremos más información y te podremos ayudar a solucionar tus problemas y dudas:

Susanna Gracia
Psicòloga especialista en psicoanàlisi
C/ Campoamor, 67
08031 Barcelona
659034451
susana@barcelonapsicoanalisis.com
http://barcelonapsicoanalisis.com/

Nuestros socios

Pin Up Dog's
El Pingüi Fermí
La Inmobiliaria de Horta
El gat pirata
Comercial Electrònica Horta
DONNA
Les Herbes d'Horta i Teràpies Naturals
Cargando...
x